• Confiar en Ultra Med

    Ofrecemos a los afiliados y sus familias la posibilidad de acceder a importantes descuentos con nuestra tarjeta, y con un plantel  de reconocidos profesionales de la ciudad.
    +Más info
  • Plan Bonus

    "LA  PRIMERA  Y  ÚNICA"   ¡¡TARJETA BONUS !!   ÚNICO PLAN SIN CUOTA MENSUAL   ATENCIÓN INMEDIATA..CONSÚLTENOS 
    +Más info
  • Ser parte de Ultra Med

    Ultramed, con su tarjeta de descuento  le brinda innumerables servicios. SOLICÍTELA.
    +Más info
  • Farmacia Bauza

    Farmacia Autorizada: Rivadavia e/ Santa Fé y Corrientes. Tel: 493-3223
    +Más info
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Síganos

SIN LÍMITE DE EDAD - SIN AUTORIZACIONES -  SIN BONOS DE CONSULTA - SÓLO CON SU CARNET CON LA CUOTA AL DÍA.

La información proporcionada en este sitio, no tiene como intención remplazar la relación uno a uno con un especialista calificado ni la de dar consejos médicos.Por tal motivo, consulte siempre con su médico de confianza.

Contracturas

Una contractura es la contracción persistente e involuntaria de un músculo que puede ser causa o consecuencia del dolor de espalda. Aparece esencialmente cuando se exige al músculo un trabajo superior al que puede realizar.
Por otra parte, algunas anomalías de la columna vertebral o desequilibrios de la musculatura favorecen que algunos grupos musculares trabajen constantemente más de lo necesario, lo que les predispone a contracturarse.

La contractura de un músculo activa directamente los nervios del dolor que están en él, desencadenando el dolor de espalda.

Además, el músculo contracturado puede comprimir una arteria disminuyendo su riego sanguíneo. En esa situación se forma un círculo vicioso porque el músculo con menos riesgo tiende a contracturarse más fácilmente y, además, la falta de sangre activa aún más los nervios del dolor.

Con independencia de cuál sea su motivo, el propio dolor de espalda puede causar la contractura muscular por un mecanismo reflejo. En estos casos, la contractura no es la causa primaria del dolor, pero sí un factor añadido que puede agravarlo. Además, puede empeorar algunas de sus causas. Por ejemplo, en una hernia de disco dolorosa, la contractura muscular puede aumentar la fuerza de compresión sobre el disco y facilitar más la salida del núcleo pulposo ocasionando fuerte dolor en quién la padece.

Esta patología es muy común que se presente en personas mayores y en aquellas que no están acostumbradas a realizar esfuerzos. Entre otros síntomas –y según el grado de la enfermedad- se sufre de dolor, mareos, zumbidos en el oído, vértigo y adormecimiento.

Para prevenirlo, es muy importante y recomendable realizar actividad física y ejercicios de estiramiento mínimo dos veces por semana, reducir el estrés, evitar el sedentarismo y llevar una alimentación sana.

Las contracturas pueden aliviarse con medicamentos analgésicos y antiflamatorios, y en casos muy avanzados de la enfermedad se pueden también se pueden utilizar corticoides, pero en definitiva, son tratamientos que sólo mejoran el grado de dolor pero no corrigen su origen.

Lumbalgia

Lumbalgia o lumbago significa dolor procedente de la zona lumbar. Esta zona es muy vulnerable ya que está constantemente sometida a esfuerzos, malas posturas, traumatismos, usos incorrectos, defectos hereditarios, etcétera.

En la enorme mayoría de los casos el dolor es de origen mecánico-funcional, es decir, de una aberrante función articular de las vértebras lumbares. Además puede presentarse asociado a otros factores influyentes como contracturas musculares, hernias discales, escoliosis o artrosis, entre otros. En algunos casos, aunque son los menos, el origen puede ser otro como una fractura, tumoración, o referido de algún órgano interno.

Entre los factores de riesgo se encuentran malos hábitos posturales, sedentarismo, falta de fuerza y resistencia de la musculatura de la columna, traumatismos/ accidentes previos, trabajos físicos pesados, edad avanzada, patologías congénitas, sobrepeso, escoliosis, tratamientos con cortico-esteroides y osteoporosis.

El tabaco, la obesidad y la insatisfacción laboral también hacen ser propenso a padecer esta patología.

El paciente debe aprender a cuidar su espalda para disminuir el dolor y evitar recurrencias. Para prevenir la lumbalgia, hay ciertas reglas básicas que pueden ayudarnos en la vida diaria:

A la hora de levantar objetos, no forzar la columna, flexionar las rodillas y mantenerlos cerca del cuerpo.
Sentarse en sillas que mantengan la espalda bien apoyada y que permitan la reclinación.
Evitar quedarse mucho tiempo sentado o de pie.
Utilizar zapatos confortables, y en caso de las mujeres, que no tengan mucho taco.-

¿Cuáles son sus Prioridades?

Login