• Confiar en Ultra Med

    Ofrecemos a los afiliados y sus familias la posibilidad de acceder a importantes descuentos con nuestra tarjeta, y con un plantel  de reconocidos profesionales de la ciudad.
    +Más info
  • Plan Bonus

    "LA  PRIMERA  Y  ÚNICA"   ¡¡TARJETA BONUS !!   ÚNICO PLAN SIN CUOTA MENSUAL   ATENCIÓN INMEDIATA..CONSÚLTENOS 
    +Más info
  • Ser parte de Ultra Med

    Ultramed, con su tarjeta de descuento  le brinda innumerables servicios. SOLICÍTELA.
    +Más info
  • Farmacia Bauza

    Farmacia Autorizada: Rivadavia e/ Santa Fé y Corrientes. Tel: 493-3223
    +Más info
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Síganos

SIN LÍMITE DE EDAD - SIN AUTORIZACIONES -  SIN BONOS DE CONSULTA - SÓLO CON SU CARNET CON LA CUOTA AL DÍA.

La información proporcionada en este sitio, no tiene como intención remplazar la relación uno a uno con un especialista calificado ni la de dar consejos médicos.Por tal motivo, consulte siempre con su médico de confianza.

Hemodiálisis

¿Qué es la hemodiálisis?

Los riñones tienen la función de limpiar la sangre de las sustancias tóxicas y de los líquidos que le sobran, que se eliminan en forma de orina, además de producir hormonas necesarias para el organismo.

Cuando en un paciente, por un problema de insuficiencia renal aguda o crónica, los riñones dejan de funcionar, la diálisis permite realizar mediante equipos médicos, las funciones de los riñones.

Existen dos tipos diferentes de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal. La hemodiálisis consiste en filtrar el exceso de líquidos y las sustancias tóxicas del organismo mediante el paso de la sangre del paciente por un filtro periódicamente.


¿Cuándo es necesaria la diálisis?
Es necesario recurrir a la diálisis cuando los riñones ya no son capaces de eliminar los desechos y el exceso de líquido de la sangre en cantidades suficientes como para mantener sano al paciente. Generalmente, esto ocurre cuando los riñones funcionan al 5-15 % de lo normal.

¿Cómo funciona la diálisis?

En el proceso de hemodiálisis, la sangre del paciente se conduce entubada desde el organismo hasta una máquina llamada "riñón artificial" en la que pasa a través de un filtro de limpieza (dializador), en el que se produce el intercambio entre el líquido del dializador y la sangre, recogiendo las sustancias tóxicas de la sangre y aportando otras beneficiosas, y retorna de nuevo al cuerpo.

A semejanza de los riñones sanos, la diálisis permite:

Eliminar las sustancias tóxicas, la sal y el agua en exceso del organismo;
Mantener el nivel adecuado de ciertas sustancias químicas en la sangre.
Contribuye a controlar la presión sanguínea.

Para poder llevar la sangre al dializador, es necesario establecer un acceso vascular o entrada a los vasos sanguíneos, para lo cual es necesaria una intervención local de cirugía menor, generalmente en el antebrazo, por su mayor accesibilidad y facilidad de manipulación en la diálisis.

Existen tres posibilidades:

La más habitual es la realización de una fístula, uniendo una vena y una arteria del antebrazo. Es el método más seguro, que dura más tiempo y tiene menos complicaciones.
Cuando no es posible realizar la fístula con los vasos del propio paciente, se implanta un injerto, un vaso artificial que une la arteria y vena del paciente.
La tercera posibilidad, temporal, es la utilización de catéteres externos, pero presentan mayor riesgo de complicaciones (trombosis, infecciones), por lo que tienen carácter transitorio, cuando la diálisis se debe a un cuadro de insuficiencia renal aguda que se prevé pasajero, o mientras se forma la fístula.

¿Dónde se lleva a cabo la hemodiálisis?
La hemodiálisis puede llevarse a cabo en un centro sanitario, un centro de diálisis o en el propio domicilio, de acuerdo a las características del paciente, edad, lugar de residencia, actividad laboral o de estudios.


¿Cuánto tiempo dura cada tratamiento de hemodiálisis?
En general, los tratamientos de hemodiálisis duran unas cuatro horas, y se realizan tres veces por semana. El tiempo necesario para cada sesión de diálisis depende de:

El grado de funcionamiento de los riñones del paciente.
De la cantidad de líquido retenido entre una sesión y otra.
El peso, estado físico y situación de salud del paciente.
El tipo de riñón artificial que se utiliza.

¿Qué molestias puede provocar la diálisis?

Cuando empiece a dializarse, es posible que le resulten molestas las agujas que se introducen en la fístula o injerto. La mayoría de los pacientes se acostumbran a ello con el tiempo.

La aparición de síntomas como calambres, dolores de cabeza, náuseas o mareos, pueden indicar la necesidad de ajustar la velocidad de la diálisis (enlentecerla), ajustar la concentración de sodio o la temperatura en el líquido del dializador, adecuar las dosis de los tratamientos hipotensores o adaptar las recomendaciones de la ingesta calórica.-

La información proporcionada en este sitio, no tiene como intención remplazar la relación uno a uno con un especialista calificado ni la de dar consejos médicos.Por tal motivo, consulte siempre con su médico de confianza.-

¿Cuáles son sus Prioridades?

Login